domingo, 6 de julio de 2014

El diario de Ana Frank.

Título: El diario de Ana Frank (Anne Frank, the diary of a young girl)
   Autor: Ana Frank.
Editorial: Edicol.
             Género: Autobiográfico.
Páginas: 224.


Sinopsis:
Ana Frank era una pequeña de trece años, hija de unos comerciantes alemanes judíos que, al iniciarse las persecuciones nazis, habían creído encontrar en Holanda su salvación. Pero cuando se produjo la invasión a Holanda en Julio de 1942, el peligro se avecinó. Los Frank se encontraron ante la alternativa de someterse a las disposiciones de la GESTAPO sobre los judíos, o esconderse a todo riesgo. Optaron por esto último.
Ana Frank era bonita, inteligente, vivaz, decidida y sensible, con muchos aspectos propios de una mujer sin dejar de ser verdaderamente una niña. Es esto precisamente, esa mezcla de madurez y de frescor, lo que le otorga a este libro su maravilloso encanto. Rara es la página de su diario en la que falten detalles de un tino y una precisión psicológica singular, seguidos de expresiones de la más tierna ingenuidad.
Esta pequeña escritora que apenas había traspuesto los umbrales de la infancia cuando inmortalizó su historia a través de este diario íntimo, da cuenta en él de su vida durante los dos años y medio en los que permaneció oculta en el anexo de una antigua viviendo holandesa, poco antes de ser capturada.
El diario de Ana Frank se ha convertido en un símbolo histórico del genocidio y la persecución nazi y del impacto devastador de la guerra sobre los seres humanos.

Reseña:
Voy a comenzar con la reseña de este libro, ya que fue el último que leí y, por lo tanto, es el que más fresco tengo en mi memoria.
El Diario de Ana Frank está narrado en primera persona desde el punto de vista de, obviamente, Ana. Recordemos que esta historia está basada en hechos reales de la propia vivencia de nuestra pequeña adolescente. 
La historia comienza en el cumpleaños número trece de Ana, donde explica algunas trivialidades que pasaron durante el día de su cumpleaños y el siguiente pero, durante el tiempo que deja pasar -del 15 al 20 de junio de 1942-, ella comenta que dejó de escribir porque quería reflexionar acerca de lo que significaba tener realmente un diario, ya que nunca había tenido uno y tampoco creía que a alguien le interesara la vida de una chica de trece años. Según Ana, no tiene un verdadero amigo y por tal razón, decide que el diario lo sea, contándole sus confidencias y llamándolo ''Kitty''.
 Hace un breve resumen de su vida en general, explicando sobre su familia y que, en los últimos años, tras la guerra y la invasión alemana, los judíos ya no tienen la vida que tenían antes: tienen restricciones de horario, prohibido subir a transportes y participar en deportes públicos, solo asistir a escuelas judías y no visitar cristianos, además de llevar una estrella amarilla para caracterizarlos fácilmente, entre otras cuestiones.
En los días que siguen, Ana le cuenta a Kitty que tiene amigas, varios pretendientes y, aunque sus profesores la consideren una charlatana, se lleva bien con ellos. Uno de los pretendientes es Harry Goldberg, tres años mayor, al que conoció en una fiesta por una amiga en común. En un principio, Harry tenía novia, pero terminó con ella porque no se llevaban del todo bien y creía que le engañaba. Sus abuelos le recomendaron que no visite tanto a alguien tan joven como Ana, pero él desistió alegando que <<El amor siempre encuentra su camino>> y, aunque ella en un principio no estaba de acuerdo en que hiciera las cosas a escondidas de sus abuelos, finalmente aceptaron ponerse de acuerdo para una cita.
De pronto, la vida de nuestra protagonista se destiñe cuando llega un citatorio de la SS (para que los judíos asistan a trabajos forzados en los campos de concentración o para revisar sus hogares) a su casa. Todos creían que era un citatorio para su padre, pero resultó que era para su hermana de dieciséis años, Margot. Ana ya había escuchado con anterioridad respecto a un lugar secreto para ocultarse, pero de pronto, se hizo realidad. La familia tuvo que poner en bolsos/carteras que no llamaran la atención lo que más le interesara, ya que en el último año habían, con disimulación, llevado muebles y otras cosas que necesitarían, hacia su escondite. Resulta que su lugar oculto estaba en el mismo edificio en el que el padre de ella trabajaba, detrás de un mueble. Probablemente fue -como describe Ana- el escondite más cómodo y seguro de toda Holanda y el mundo. Ya que muy pocas personas sabían de la existencia de ellos allí, cada vez que había jornada laboral, tenían que guardar silencio. No podían hablar, utilizar el baño, ni nada por el estilo. 
Los meses van pasando y podemos ir viendo las reacciones de Ana ante esta vida oculta: por un lado, se siente frustrada, ya que tiene continuos roces con las personas, sobretodo con su madre. Siente que nadie la comprende, que no pueden ver lo sola que se siente y que sus padres tienen preferencia hacia su hermana mayor, la inteligente, guapa y buena de la familia. Pero también agradece (y se siente culpable) el tener un lugar seguro y dentro de todo cómodo para refugiarse junto con su familia. Se da cuenta que tiene algo que ya no todos los judíos pueden disfrutar: el tener a su familia unida y con ella, por más problemas que tengan.
Luego de cierto tiempo, la familia Van Daan, constituida por Peter, un joven de dieciséis años, y sus padres, se une al ''anexo''. Ella describe que los mayores son muy desagradables, sobretodo la mujer, y que no espera nada del hijo, ya que es muy tímido y no le resulta de lo más inteligente. 
Finalmente, ocho personas están en el anexo, ya que también se une un doctor: La familia Frank, la familia Van Daan y el dentista, el señor Dussel. Durante los dos años y medio que pasan juntos, Ana discute mucho con ellos, ya que la mujer considera a Ana como una maleducada por hablar y decir las cosas que no debe, entre otras cuestiones de su comportamiento. También comenta que cada día se siente más distante de su madre, la cual le vive marcando sus errores en vez de comprenderla y que su padre, aunque tampoco la comprende del todo, la defiende.
Yendo hacia la mitad o al final del diario, Ana se da cuenta que Peter es más inteligente de lo que pensaba. Poco a poco estos dos se van acercando hasta finalmente variar en un romance pero, al poco tiempo, ella dice que Peter tampoco la comprende, que ella quiere ser alguien en la vida (escritora o periodista). Considera que se está aburriendo de la relación y deja de hablarle.
La última carta que escribe Ana narra su determinación a que tiene dos caras: la Ana superficial y la Ana con corazón. Teme que descubran su segunda cara, la apasionada, la que ama la vida, la que agradece, la sensible. Según ella, esta cara nunca se presenta más que para ella misma. Sabe quién fue y quién quiere ser, pero no es capaz de demostrarlo par nadie más que para sí. 


¿Spoiler?
Luego hay una nota del autor explicando que el Anexo fue descubierto por el Gestapo. Todas las personas que estaban allí dentro fueron arrestadas y separadas, mientras que dos de los amigos que colaboraron con las familias también fueron a campos de concentración, donde se salvaron en la liberación.
El padre de Peter murió en las cámaras de gas y su mujer poco tiempo después. De él nunca se supo nada hasta que murió tres días después de la liberación. La madre de Ana, Edith, murió por inanición. Margot pescó una peste y murió. Esto flanqueó la fortaleza de Ana, que quiso luchar hasta el final y murió dos días antes de la liberación. El único sobreviviente fue Otto, su padre y, a petición de ella que quería ser escritora, publicó el diario que uno de sus amigos encontró.


Opinión personal:
El diario de Ana Frank es algo desgarrador, dándonos cuenta que esto en verdad pasó. La gente tenía que elegir entre vivir oculta, ser torturada o morir. Les privaban de sus derechos y ejercían violencia absoluta. Leer cómo Ana describe el temor cuando escucha las bombas, cuando piensa en sus conocidos muriendo es horrible, al igual que el tener que vivir ocultos. No tenían privacidad, no contactaban con nadie -salvo las personas que los ayudaban y visitaban cada tanto-, y finalmente derivaban en peleas por cualquier cosa ya que se estaban volviendo locos por el encierro.
En un principio Ana es bastante inmadura, entendible teniendo en cuenta que saltó de ser una chica de 13 años feliz a vivir encerrada. Me ponía un poco nerviosa que creyera que todos estaban contra ella. Que papá no me entiende, que mamá me discute, que mi hermana mayor es bonita, que los Van Daan son insoportables, que Peter no sirve para nada. Repito: entendible, pero de todas formas un poco molesto. Por suerte, con el paso de los años, ella comprendió algunas cuestiones. Empezó a ver las cosas buenas de la vida, estar agradecida por tener un techo, una comida y a su familia. Quería creer con todo su corazón que podía sobrevivir si pensaba en las cosas hermosas. Lástima lo que hizo con Peter, cuando pensé que había comprendido algo, le deja de hablar porque ''es aburrido''. El chico me pareció toda dulzura e inocencia y creo que era bastante comprensivo, pero bueno... (mujeres).
No lloré con el libro, pero sí con la película del 2001. Lo que más me impacta es la realidad de esto y que, desgraciadamente, todos fueron capturados. Sobretodo me dolió que ella haya muerto dos días antes de que se libraran de los alemanes. Estaba a un suspiro de lograrlo.
Conmovedora, realista, triste, y un sinfín de puntos. Vale la pena leerlo.

Tres de cinco estrellas en Goodreads.

¿A ustedes qué les pareció?


2 comentarios:

  1. Hola! tengo este libro pendiente hace tiempo pero quiero leerlo si o si.. debe ser muy conmovedor :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ufff... libro duro.
    Me lo regaló mi mama cuando era mas chica (tipo 16 años creo), yo ya sabía que era una historia real y como terminaba, así lo abrí, leí la primera página, empecé a llorar y lo cerré. Era demasiado sentimental en ese momento de mi vida (en realidad sigo siendo, pero lo manejo mejor), así que ahora un poco mas madura voy a hacer un segundo intento.
    Gracias por la reseña.
    Besos.
    (Cami).

    ResponderEliminar